Razones para leer: DULCES MENTIRAS
— Paty C. Marin el día